Muere a los 116 años la persona más anciana del mundo, la norteamericana Besse Cooper

 Este martes ha muerto en el estado de Georgia (Estados Unidos) la que hasta ahora era la persona más anciana del mundo, Besse Cooper, que contaba con 116 años de edad.

   Esta mujer, que ostentaba el Record Guinness como la persona con más edad del planeta, ha fallecido en el asilo de ancianos en el que residía tras unas complicaciones respiratorias. Instantes antes de su fallecimiento, Cooper había sido peinada en estas instalaciones geriátricas.

   “Besse Cooper murió en paz en el hogar de ancianos Park Place de Monroe (Estados Unidos)”, confirma su hijo, Sidney Cooper, al tiempo que sostiene que presentaba un buen aspecto cuando falleció”. Además, el norteamericano de 77 años indica que la anciana murió “en silencio y sin sufrimiento”.

   Relatando el última día de Besse Cooper, su hijo afirma que se levantó y desayunó, “tal y como ella tenía pensado hacer”. La hasta ahora persona más longeva del mundo tuvo cuatro hijos, todos ellos en buen estado de salud actualmente, y ejerció la profesión de maestra hasta que dio a luz al primero de ellos, en 1929.

   Por último, Sidney Cooper se congratula de que su madre haya vivido en tres siglos diferentes, algo que “no mucha gente hace”.

Noticia original: Europapress

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: